Estalagmitas y estalactitas

Estalagmitas y estalactitas en las cuevas de Honduras

Casi todo lo que entra en contacto con el agua sufre reacciones químicas de diferente tipo, intensidad y duración. Las cuevas naturales de Honduras son en su mayoría un producto de la acción disolvente del agua en la piedra caliza, la cual se transforma en compuestos líquidos, gaseosos y en otros tipos de piedra, como las estalactitas y estalagmitas.

La estalactita es una piedra cónica ubicada en los techos de las cuevas naturales; su contraparte, la estalagmita es también una piedra cónica, solo que ubicada en el piso. Ambas se forman por el flujo constante de agua con minerales disueltos a partir de las piedras disponibles en el lugar. En el caso de la cueva de Los Olivos en Taulabé, los minerales disueltos se han depositado sucesivamente, una capa sobre otra, endureciéndose lentamente y formando las diferentes formas y estructuras de piedra “joven” como la estalagmita de 15 metros que tendría una edad aproximada de 10 millones de años, según la Geología.

El lento proceso de formación de las estalactitas y estalagmitas se puede comparar con las acumulaciones de minerales en las pilas y tanques para reservar agua, disponibles en nuestras casas de habitación. Con el paso del tiempo, todos estos receptáculos se van manchando de amarillo, porque el agua almacenada deposita los minerales en suspensión que acarrea como sales disueltas, en las paredes y fondo de estos por medio de reacciones químicas naturales.

Todos los objetos que contienen o conducen agua acumulan sarro: Los grifos y válvulas; las tuberías y desagües; las cafeteras, las tazas y los vasos de vidrio; incluso nuestros dientes acumulan minerales. Cuando el cuerpo funciona saludable, los riñones y el hígado efectúan procesos fisiológicos para evitar la acumulación de minerales en el cuerpo humano, eliminándolos a través de la orina.

Pero si no se ingiere suficiente agua; no hay alimentación adecuada ni actividad física constante y suficiente, entonces las sales minerales disponibles en diferentes receptáculos naturales, como la vejiga, formarán piedras llamadas cálculos, que causarán muchos problemas de salud.

El agua aunque parezca pura, siempre tiene en su composición algunas partículas minerales en suspensión, las cuales reaccionan con los materiales por donde circula para unirse a ellos en forma de capa calcárea o sarro. Formando piedras dentro de los organismos o dentro de las cuevas.

 


Imprimir   Correo electrónico