Roatán

Roatán y José Santos Guardiola

Roatán es la más grande de las Islas de la Bahía, con una extensión territorial de 83 km². Rodeada en casi su totalidad por el arrecife de coral, hoy en día la habitan aproximadamente 50,000 personas de varias nacionalidades. 

Es el lugar más visitado del Caribe Hondureño, si se suman los turistas nacionales y extranjeros como población flotante. Se puede llegar a ella en avión, aterrizando sobre el aeropuerto Juan Manuel Gálvez; o por mar viajando en un ferry los 70 kilómetros de distancia desde La Ceiba.

Roatán y las Islas de la Bahía solían ser espacios territoriales conflictivos, desde la época cuando se las disputaba el Imperio Británico al Imperio Español. En 1642, por ejemplo, un grupo multinacional de piratas invadió Roatán y Guanaja con el propósito de establecer una base de operaciones donde aprovisionarse para luego atacar las posesiones españolas alrededor, como las costas atlánticas de Guatemala, Honduras, Nicaragua e inclusive Costa Rica. En respuesta a este ataque, la Capitanía General de Guatemala organizó en conjunto con la Gobernación de Cuba y la Audiencia de Santo Domingo, una expedición armada que logró expulsar a todos los piratas que permanecían en las islas.

Después de este episodio, Roatán permaneció casi inhabitada hasta que en 1742 Misquitos y piratas de varias nacionalidades, patrocinados por el Imperio Inglés, establecieron fortificaciones en la desembocadura del río Negro (hoy departamento de Colón) y en Roatán. Reiniciando una guerra entre ingleses y españoles que tendría muchos vaivenes: En 1796 las islas fueron completamente invadidas por fuerzas de la Corona Inglesa; aunque durante la independencia de Honduras y Centroamérica se recuperó la posesión legal de ese territorio insular, Roatán fue nuevamente invadida por órdenes del Superintendente de Belice quien tomó posesión de las Islas de la Bahía en nombre de Gran Bretaña, durante el año 1830.

Esta circunstancia histórica de soberanías cambiantes para Roatán y las Islas de la Bahía, terminó definitivamente cuando se firmó el Tratado Wyke-Cruz, entre la República de Honduras y el Imperio Británico, el lunes 28 de Noviembre de 1859 en Comayagua. Hecho histórico que finalizó un conflicto exterior duradero, pero originó la disputa legal entre el Gobierno del presidente José Santos Guardiola y el representante de la Iglesia Católica Hondureña Miguel del Cid, alrededor de la libertad de culto religioso que se obligaba a garantizar el aún incipiente Estado de Honduras, a los ciudadanos ingleses habitantes de las Islas de la Bahía.

Roatán es el destino predilecto para quienes visitan el Caribe Hondureño con el objetivo de vacacionar, pues allí se puede encontrar todo lo que desea un turista: Hoteles de variados precios y categorías; carreteras y vías de comunicación por toda la isla; paisajes contrastantes, como la playa y la montaña; sitios arqueológicos; lugares históricos; arrecifes de Coral; fauna submarina; buceo con tiburones; pesca artesanal, deportiva e industrial; snorkle y otras actividades y deportes de playa. También es posible realizar un curso en alguna de las Escuelas de Buceo, las cuales permiten a cualquier persona que reúna los requisitos, entrenarse hasta alcanzar diferentes niveles de certificación.

El arribo regular de cruceros provenientes de diferentes rutas en el Caribe, le ha permitido a los habitantes de Roatán, desarrollar un comercio interior y exterior cada vez más fuerte; además de estimular el surgimiento de distintas ofertas para recrearse; como espectáculos acuáticos, competencias de apnea; diferentes tipos de buceo; y viajes cortos en lanchas y veleros.


Imprimir   Correo electrónico