Bahía Tela atardecer

La Bahía de Tela un lugar con turismo e historia

La ciudad de Tela y su entorno geográfico posee una rica e interesante historia, que se remonta a la época precolombina. Según algunos investigadores, las condiciones de su bahía, la conformación de los cerros alrededor y la forma como desembocan sus ríos, le brindaban un significado espiritual y religioso especial, a sus primeros habitantes, quienes probablemente eran pueblos Chibchas como los jicaques o tolupanes.

La Tela que se conoce actualmente tuvo sus orígenes en la explotación agrícola del banano, realizado en un principio por los mestizos provenientes de Islas de la Bahía y del interior del país, durante los 1860´s. Posteriormente, con el establecimiento de las primeras compañías bananeras, la población y la estructura de la ciudad fue creciendo en forma sostenida hasta alcanzar su plenitud en los 1930´s.

Durante aproximadamente medio siglo, Tela se mantuvo más o menos estancada debido a los movimientos y cambios ocurridos en los negocios relacionados con la producción del banano, pues las sedes de las principales empresas agroindustriales fueron reestablecidas en La Ceiba o en San Pedro Sula. Poco a poco, al disminuir el auge bananero durante los 1950’s, varios de sus habitantes emigraron hacia EE.UU. y quienes decidieron quedarse, tuvieron que realizar un duro y complejo proceso de reinvención económica, social y política.

Para inicios de los 1980´s Tela comenzaba a convertirse en un importante destino turístico, principalmente para muchos ciudadanos salvadoreños, quienes aprovechaban cualquier tiempo de vacaciones, para visitar sus playas y disfrutar de los paseos y el paisaje que brinda el lugar. Por otra parte, su riqueza biológica contenida en sus diversos bosques de humedal, planicies costeras y montañas de sus alrededores, atrajo la investigación científica-biológica desde universidades extranjeras y la Universidad Nacional Autónoma de Honduras.

Actualmente, Tela es uno de los destinos favoritos para nacionales y extranjeros de todo el mundo, pues su clima estable durante casi todo el año, su oferta hotelera y gastronómica, su campo de golf profesional, y los Parques Nacionales a los que se tiene acceso por lancha o a pie, brindan a los visitantes las condiciones necesarias para vivir una placentera estadía. Se pueden visitar varios sitios interesantes, como el Museo de Historia dentro del Casco Histórico de la ciudad, o el Jardín Botánico Lancetilla en las afueras, que continúa siendo un importante centro de investigación botánica de calidad internacional. Hay empresas familiares especializadas en efectuar paseos en lancha a todo lo largo y ancho de su bahía o si se prefiere, por en medio de los canales que conducen a sus varias lagunas, como la de Los Micos.

La forma ideal para acceder por carretera a la ciudad de Tela, desde Tegucigalpa, consiste en realizar el trayecto en automóvil por la CA-5 conduciendo unos 200 kilómetros hasta alcanzar el desvío de La Barca, desde donde se debe conducir en dirección hacia El Progreso, Yoro (37 kilómetros). Desde allí, simplemente se debe conducir por la CA-13 hasta alcanzar el destino, ubicado a 67 kilómetros aproximadamente.


Imprimir   Correo electrónico