El estudio de la conformación del español es, para los amantes del idioma, verdaderamente apasionante. Nuestra lengua es el resultado de la fusión de razas e historias que aportaron lo mejor de sí, para obtener una de las lenguas más ricas y más hermosas del mundo.

El ochenta por ciento del español deriva del latín, pero también tenemos influencias de lenguas poéticas y milenarias, como el árabe y de otras lenguas algo más jóvenes, como las nativas de América o amerindias. En este último grupo encontramos las náhuatl, quechuas, mayas, tainas y otras que en su momento comentaremos.

El estudio de la conformación del español es, para los amantes del idioma, verdaderamente apasionante. Nuestra lengua es el resultado de la fusión de razas e historias que aportaron lo mejor de sí, para obtener una de las lenguas más ricas y más hermosas del mundo.

El ochenta por ciento del español deriva del latín, pero también tenemos influencias de lenguas poéticas y milenarias, como el árabe y de otras lenguas algo más jóvenes, como las nativas de América o amerindias. En este último grupo encontramos las náhuatl, quechuas, mayas, tainas y otras que en su momento comentaremos.